Los espasmos musculares ocurren cuando el músculo se contrae involuntariamente con fuerza sin control, sin poder relajarse. Son muy comunes y pueden afectar cualquier músculo. Pueden afectar parte o la totalidad de un músculo, o varios músculos de un grupo. Los sitios más comunes de espasmos musculares son los muslos, las pantorrillas, los pies, las manos, los brazos y el abdomen. Si usted padece de espasmos musculares, los médicos de la clínica de accidentes en Miami de Icon Medical Centers están listos para ayudarlo. Pida una cita hoy mismo.

Man Having A Muscle Spasm In His Leg

¿Cómo se sienten los espasmos musculares?

Los espasmos musculares varían en intensidad desde contracciones leves e incómodas hasta molestias significativas y dolores intensos y severos. El músculo puede sentirse más duro de lo normal al tacto o aparecer visiblemente distorsionado. Los espasmos suelen durar desde segundos hasta 15 minutos o más, y pueden reaparecer varias veces antes de desaparecer.

¿Cómo detengo un espasmo muscular?

No existe ninguna pastilla o inyección que alivie instantáneamente los espasmos musculares, es por esto que lo mejor que se puede hacer es estirar el músculo afectado y masajearlo. Si está en su pierna, levántese y camine. Intente aplicar hielo o calor.

¿Quién sufre espasmos musculares?

Los espasmos musculares pueden ocurrirle a cualquier persona en cualquier momento. Si usted es viejo, joven, sedentario o activo, puede desarrollar un espasmo muscular. Puede ocurrir al caminar, sentarse, realizar cualquier ejercicio o dormir. Algunas personas son propensas a sufrir espasmos musculares y los padecen regularmente con cualquier esfuerzo físico.

¿Qué causa los espasmos musculares?

Algunos expertos creen que en la mayoría de los casos uno o más de los siguientes puede ser el culpable:

  • No hay suficiente estiramiento.
  • Fatiga muscular.
  • Hacer ejercicio en calor.
  • Deshidratación.
  • Agotamiento de electrolitos.
  • Descargas nerviosas involuntarias.
  • Restricción en el suministro de sangre.
  • Estrés.
  • Demasiado ejercicio de alta intensidad.

Las posibles causas de los calambres nocturnos en las piernas, específicamente, incluyen:

  • Estar sentado por largos periodos de tiempo.
  • Uso excesivo de los músculos.
  • Estar de pie o trabajando sobre pisos de concreto.
  • Sentarse incorrectamente.

¿Cuáles son los síntomas de los espasmos musculares?

Los espasmos musculares pueden sentirse como una punzada o ser terriblemente dolorosos. Son involuntarios, los músculos se contraen y se necesita tratamiento y tiempo para relajarse. Son muy comunes, especialmente en adultos mayores y deportistas.

Si el espasmo muscular es grave, ocurre con frecuencia, responde mal al tratamiento y no está relacionado con causas obvias, programe una cita en la clínica de accidentes en Hollywood de Icon Medical Centers. Los espasmos podrían estar relacionados con factores subyacentes.

¿Cómo se diagnostican los espasmos musculares?

Su médico necesitará conocer, además de su historial médico y sus medicamentos, información como:

  • Qué intenso es el dolor.
  • Cuándo ocurren los espasmos.
  • Cuándo comienzan y cuánto duran.
  • Cómo se sienten.
  • Cualquier otro síntoma que esté experimentando.

¿Cómo se tratan los espasmos musculares?

Cuando se produce un espasmo, es posible que esté haciendo ejercicio, simplemente esté sentado o incluso durmiendo en medio de la noche. Sin embargo, existen cinco pasos que puede seguir para intentar deshacerse del espasmo:

  • Estire la zona afectada.
  • Masajee la zona afectada con las manos o con un rodillo de masaje.
  • Levántese y camine.
  • Aplique calor o hielo.
  • Tome analgésicos.

¿Qué vitaminas pueden ayudar con los espasmos musculares?

Algunos expertos creen que el magnesio o un complejo diario de vitamina B12 puede ayudar.

 ¿Qué puedo esperar si me diagnostican espasmos musculares?

Los espasmos musculares pueden empeorar y ocurrir con más frecuencia con la edad. Asegúrese de utilizar técnicas de prevención y tratamiento para aumentar sus posibilidades de poder controlar los espasmos musculares.

Usted y su médico deben elaborar juntos un plan de tratamiento. Tenga un plan de prevención y un plan para saber qué hacer cuando se presente un espasmo muscular.